Cintillo Oficial Gobierno

Prócer venezolano llegó a la Antártida

Imprimir

Mariscal Sucre fue el nombre escogido por especialistas venezolanos y ecuatorianos para bautizar una laguna antártica, ubicada en la isla Dee del polo sur, que ha sido objeto de interés científico durante los últimos años.

Su identificación se reflejó en la actualización de la carta náutica de las zonas aledañas a la Punta Fort Wiliam de la isla antártica Greenwich, en donde está asentada la estación científica ecuatoriana Pedro Vicente Maldonado, centro de operaciones -en varias ocasiones- de las incursiones venezolanas en el continente blanco.

La laguna no había sido reportada anteriormente por ninguna otra carta o mapa de la zona y por lo general permanece cubierta de hielo aún durante el verano austral. Especialistas del Instituto Oceanográfico de la Armada del Ecuador y el Servicio de Hidrografía y Navegación de la Armada Bolivariana de Venezuela realizaron el levantamiento hidrográfico, producto de un proyecto de investigación enmarcado en los programas antárticos de trabajo, establecidos por las dos naciones.

Detalle de la carta náutica en donde se refleja la laguna Mariscal Sucre. Imagen cortesía COEA-IVIC

De acuerdo con el coordinador científico y subjefe del Centro de Oceanología y Estudios Antárticos del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (COEA-IVIC), Juan Alfonso, el nombre de la laguna fue propuesto por nuestro país –y aceptado por los hermanos ecuatorianos- por el significado del prócer criollo Antonio José de Sucre, en el proceso independentista de ambos países.

En este cuerpo de agua, expedicionarios venezolanos han desarrollado distintos trabajos científicos. En el 2014 extrajeron sedimento superficial con el fin de hacer una retrospectiva ambiental del área y en el 2013 tomaron un perfil –también de sedimento- de 1,8 metros de largo representando el de mayor longitud recogido en la Antártida por expedicionarios latinoamericanos.

El estudio para la actualización de carta náutica de la Punta Fort William se realizó en enero de 2011, durante la IV Expedición Científica Venezolana al Continente Antártico.

Las cartas náuticas proporcionan una representación gráfica de aquella información relevante para los navegantes. Están diseñadas para cubrir las necesidades de la navegación marítima y pueden incluir la naturaleza del fondo marino, elevaciones, configuración y características de la costa, peligros y ayudas a la navegación según refleja el manual “Las cartas electrónicas de navegación y las prescripciones de transporte: Hechos”, publicado por la Organización Hidrográfica Internacional.